RACÓ DE LA PORRA:

Espacio de interés por su valor ambiental y paisajístico, se trata de un pequeño y tranquilo valle interior abierto al mar, situado al sur del término municipal, entre las partidas de la Pedrera, el rincón de Seguí o del Herbolari y les Encreuades, donde se origina el barranco de Porra, afluente del Beniteixir.

Atravesando este paraje, y a través de los Tossalets, un camino tradicional nos conduce hasta el camino que desde la Font lleva en Villalonga, apenas por el Pla de la Font. Es en este lugar privilegiado donde se traslada en el año 1955 el cementerio municipal de Potries, integrado hoy a su paisaje.

También se sitúa, al fondo del valle, el motor del Cristo, edificio e instalación vinculada a la arquitectura del agua. Todavía podemos observar restos de vegetación forestal con pinos y carrascas, muros de piedra seca, bancales de olivos, algarrobos y alguna viña dispersa, además de alguna que otra caseta aislada. Es el testimonio de un paisaje tradicional de secano engullido en la comarca por el cultivo masivo del naranjo.