LA DEVOCIÓN AL SANTO EN POTRIES